Búsqueda personalizada


"COMO SE REALIZABA LA JUDEA EN HUEJUQUILLA EL ALTO, JAL., MEXICO HACE MAS DE 50 AÑOS."

© Autor: Ing. Romarico González Jiménez

Como se realizaba la Judea en Huejuquilla El Alto, Jal., México. Hace más de 50 años. Estoy hablando de los años de 1955 a 1960. Por la calle Porfirio Díaz, vivía un señor de nombre Sergio Barrón al cual le decían (Chelco) † Este señor, el Miércoles Santo por la mañana muy temprano empezaba a pitar el cuerno afuera de su casa y los silbatos de carrizo que el mismo hacía, nosotros al oírlos ocurríamos a ese lugar para verlo pitar y a la vez nos regalara un silbato de carrizo. Ya estando ahí nos decía, agarren un silbato y pítenlos para que se oiga más ruido y la gente del pueblo los escuche. Esto era una señal de que habría judíos. Otra señal era escuchar el cuerno desde la parte más alta del cerro del Barrabás el Miércoles muy temprano por los primeros judíos y la gente con este sonido se daba por enterada.

Otra de las personas que recuerdo y que la gente esperaba por estos días era el Sr. Elías Madera† que venía de la ciudad de México año por año, a realizar la Judea, El solía llegar el Lunes por la tarde de Semana Santa para al siguiente día empezar a pedir la cooperación de los comerciantes de la localidad y a personas de buena voluntad, ya que lo hacían con agrado. Además a los comerciantes se les incrementaban las ventas por estos días o sea que venía más turismo.

Hay que recordar que la fiesta duraba 4 días, empezando el Miércoles Santo por la mañana en el lugar que ocupaba la Corraleta que se ubicaba en la Presidencia Municipal, Los judíos tradicionales que año por años participaban, se empezaban estos a juntar llamando a los demás con el sonido del cuerno y los silbatos de carrizo que ya se tenían preparados.

A muchos de los judíos yo no los conocí, voy a nombrar a los que más recuerdo sobre todo eran personas muy serias, mayores de edad y respetuosas, la mayoría de ellos ya finados que en paz descansen. Los judíos con más arraigo de esta costumbre eran los tradicionales Capitanes: Don Joaquín Ruíz y Don Tomás Carrillo personas muy queridas y conocidas en el pueblo. Los encargados de pitar el cuerno eran: Lucio Caldera un trabajador de don Jesús Chico, Roberto Torres y Álvaro Ibarra y que hasta la fecha este último lo sigue pitando. Los que salían de Cuero de Cochino eran: Don Damián López papá de Eva López, David Castro, (zapatero) Luis Escalante hijo de don Cruz Escalante y Reyes Madera finados. De los Judíos que más me acuerdo eran: Samuel y Amador Madera del rancho el Sabino, Evaristo Ruíz del rancho de los Adobes,

Nardito el carbonero de la Meza de Piedras, Fortunato, del barrio del Torpe, y muchos judíos de este mismo lugar, que no los conocí por su nombre y del rancho del Terrero, La mayoría de los judíos vestían calzón y camisa de manta de llamativos colores como: el rojo, el verde, el amarillo, el morado, el azul, etc. etc.. al igual que las fajas, También para esos días, estrenaban huaraches de correa que les eran regalados por los organizadores, en la parte de su cabeza llevaban una cartulina de papel cartoncillo de color con figuras alusivas a la Lotería Nacional, como por ejemplo: La escalera, El alacrán, El diablo, La muerte, La calavera, etc., etc. con la cara toda pintada, para que nadie los reconociera. En estos días estaba prohibido trabajar y los judíos eran la autoridad que se encargaban de que nadie lo hiciera ya que eran castigados y llevados a la Cárcel por un buen rato.

El Cuero de cochino cargaba una máscara con la cara, trompa y orejas de cochino, en la parte superior de su cabeza llevaba un sombrero de palma con ala recortada y sobre de este sobresalían un par de cuernos de venado, El cuero de cochino tenía que vestir pantalón de mezclilla y con pechera.

Quiero nombrar a los pintores tradicionales de los judíos y del barrabas: Don Jesús Barrón, Antonio López y Pedro Cruz. Personas que tenían mucha creación e inventiva en cuanto a la combinación de los colores y figuras plasmadas en las cartulinas, el rostro de los judíos y sobre todo el cuerpo del barrabás. Algunos barrabases que yo llegué a pintar, fue con la idea tomada de ellos pero en años más recientes todavía guardo algunas fotografías de los barrabases que pinté como se ve en la fotografías.

Samana Santa
Samana Santa
Dn. JESUS BARRON, ROMARICO GLEZ, JUAN RUIZ, RAFAEL MACIAS
LUIS GLEZ, ANTONIO RENTERIA ROMARICO GLEZ, JUAN RUIZ

EL PRIMER DIA

EL PRIMER DIA Miércoles por la mañana, la Judea consistía en correr por las calles de la localidad pitando el cuerno y los silbatos de carrizo. Los Capitanes liderados por Don Joaquín Ruíz y Tomás Carrillo hacían punta serpenteando y caracoleando por las calles, el primer capitán (Don Joaquín), cargaba una franela de color rojo que floreaba con su mano derecha frente a su cara y sus pies e incitando al público a participar. El segundo capitán (Don Tomás Carrillo), portaba una cadena de acero que hacía arrastrar por el empedrado y a veces la aventaba por el mismo haciendo que este sacara chispas de lumbre por la misma una y otra vez. Algunos judíos cargaban una soga, un hacha, una matraca, etc. etc. Todos los judíos corrían siguiendo a los capitanes brincando, pitando y a veces hasta gritando ya que el Cuero de Cochino los sometía a punta de chirrionazos para que guardaran compostura y corrieran en fila india de dos en dos. Los judíos que traían sogas era para agarrar a los que los toreaban ya que había muchos jóvenes muy ligeros para correr pero que al final éstos eran sometidos por los judíos por ser éstos muchos más. Luego de agarrarlos los pintaban y les ponían su cartulina en la cabeza les daban su silbato de carrizo y los incorporaban a su grupo y así aumentar el número de participantes para prepararse para continuar con los 3 días restantes hasta la quema de Judas el Sábado Santo por la noche y el lanzamiento de las bolas de lumbre que Don Salvador de la Torre papá de Jacinto de la Torre preparaba para este día.

EL SEGUNDO DIA

EL SEGUNDO DIA o sea el Jueves Santo. Los judíos que habían corrido un día anterior se comprometían a seguir corriendo al siguiente día para agarrar a mas judíos y así incrementar las filas de los mismos, esto ocurría durante toda la mañana ya después de ir a comer, regresaban y empezaban a correr de nuevo por las calles y por la tarde se iban al Cerro del Temachaco, lugar por donde bajarían a la compañera del Cuero de Cochino como a eso de las 4 de la tarde, lo que hacían éstos era venir jugando a la baraja

a la baraja por todo la Calle del Florido (Morelos) hasta llegar a la Plaza Principal, y consistía en tender una franela sobre el piso, luego se sentaban a jugar, cuando terminaba la partida de pokar se revolcaban uno encima del otro y el levantarse salía muy enojado sobre todo él que había perdido el juego, agarrando a chirrionazos a todo aquel se le atravesara ya fuera judío o cualquier otra persona. Los movimientos de los judíos eran lo mismo, pitando el cuerno en todo momento y los silbatos de carrizo suene y suene, algunos brincando, gritando y a veces hasta bailando o toreando a los Cueros de cochino que ya para entonces eran dos. También participaba la plebe haciendo grita y bulla de los chirrionazos que les daba el Cuero de cochino.

EL TERCER DIA

EL TERCER DIA Viernes Santo, muy temprano por la mañana, Los judíos se reunían en el sitio de costumbre (le decían la Corraleta) en la Presidencia Municipal. Luego de cambiarse con la vestimenta de calzón y camisa de manta de varios colores, eran pintados y se les ponía la cartulina sobre su cabeza para luego salir a la calle pitando el cuerno y los silbatos de carrizo para seguir agarrando a más compañeros y hacerlos Judíos, los que no querían, eran sometidos a punta de chirrionazos por el Cuero de cochino, algunos eran cargados en cuervito ya que no querían caminar y una vez sometidos, los hacían judíos, para que participaran ya que para este día sacarían a barrabás a torearlo.

Ya para eso de las 10 de la mañana ya había más de 80 judíos que eran Capitaneados por don Joaquín Ruíz y por Tomás Carrillo. Haciendo cada quien un grupo de 40 judíos que se formaban en fila india de dos en dos cada grupo con su Cuero de cochino. Antes de traer los Jarales al río, Los judíos se pintaban también los brazos arremangándose la camisa hasta el codo. Cuando regresaban del río se ponían hojas de jarales a un costado de sus orejas y cargados con tercios de ramas de jaral cada uno de los ellos, pero también escogían un buen tramo de rama de mezquite para con este torear y quitarse los chirrionazos de barrabás, algunos hasta le ponían baqueta en uno de sus extremos para fijárselo a la canilla para que la hora del juego no quedarse desvalijado y ser golpeados sin defensa.

La hora en que sacaban a los Barrabases era como a la 11 del día, ya para entonces estaba el tendido de jarales sobre la banqueta de la Plaza Principal. Los barrabases Tradicionales que año con año salían eran: don Hilario Carrillo (el ladrillero) Manuel Ortega (el comandante) Regino Caldera y Antonio Ochoa del rancho del Sabino. Estos 4 barrabases eran los de costumbre, se distinguían por hacer bien su papel de BARRABÁS además eran personas sanas y fuertes que imponían respeto.

Samana Santa
Samana Santa
Samana Santa
MANUEL ORTEGA
ANTONIO OCHOA
REGINO CALDERA

Como salían los barrabases a la calle para ser toreados. Su cuerpo y su cara eran pintados toda con diferentes figuras y colores, en su cabeza portaba un mechero de papel de china de muchos colores en tiras como de 50 centímetros y con cerdas de caballo incrustadas. Usaban Calzón hechizo de manta fijado con una faja de lana de colores y huaraches de correa nuevos hechos en la región. Al salir los 4 barrabases de la Corraleta ubicada en la Presidencia Municipal eran sacados con la cintura doblada y con una cobija tapados, caminando encorvados hasta donde se encontraba el tendido de jarales para luego de ahí tirarse al suelo y ser colmado con los mismos en todo su cuerpo. Una vez terminada esta ceremonia se levantaban los barrabases agarrando manojos de ramas de jaral para luego con estos castigar a los judíos que se le ponía en frente. Cuando se terminaban los jarales los mismos judíos les daban un chirrión a cada uno de ellos,

para seguirlos toreando cabe señalar que: SOLO JUDIOS MAYORES DE EDAD PARTICIPABAN EN LA TOREADA DE BARRABAS Y NO SE PERMITIA A MENORES DE EDAD HACERLO. (En la actualidad son muy pocos los judíos que torean a barrabás y esta tradición se va perdiendo) También había un Barrabas para los TOREADORES que eran personas voluntarias que no se vestían como los judíos pero que año con año participaban en la toreada y había una rivalidad muy grande para ver quienes eran los mejores toreadores si los de la Guácima o los del Torpe. Por la Guácima estaban: Salvador (chavira) Gilberto Ulloa, Silvestre, Antonio, Mauro y Felipe todos de Apellido Espinoza y los Medina y Carrillo por el Torpe y otros más. Todas estas personas que nombré eran muy buenos toreadores del barrabás, que daba gusto verlos torear, de tan buenos que había veces que al barrabás le quitaban el chirrión con el garrote con que lo toreaban y que al quitárselo la gente se burlaba o se reía de ellos. (o sea de los barrabases)

La gente se subía a las azoteas o balcones para ver a Barrabás y los judíos en acción. A mí me daban miedo, sobre todo el barrabas y el lugar por donde los veía era en la azotea del portal de las Puente, ya que éramos vecinos e invitados por ellas para verlos desde este lugar por tener un mejor panorama, también me acuerdo de mi compadre enchilada Antonio Caldera ( la jola) y su hermano Cipriano Caldera † que en paz descanse ya que eran nuestros vecinos, además muchas amigas y amigos de las Puente.

El tiempo que duraban toreando a barrabás en la Plaza Principal sería como ½ hora, para luego seguir por la calle de abajo (Independencia) en ocasiones los barrabases encontraban piedras por el camino, se las aventaban por el suelo a los judíos golpearan a quien golpearan, después de recorrer toda la calle, se subían al cerro del Barrabás el cual lleva su nombre hasta la fecha en memoria de este personaje.

Luego bajaban del Cerro a toda carrera para de ahí dirigirse a una explanada cuyo lugar era el sabino árbol que en la actualidad existe, ahí lo toreaban casi hasta cansarlos. Aquí la gente ya lo estaba esperando para ver la jugada. A su regreso de nuevo por la calle de abajo (Independencia) se venían toreándolo y llegaban a la Plaza Principal para ahí terminar la jugada y después de esto eran acompañados por los judíos a pedir con una manta en la mano la cooperación de los comercios y personas de buena voluntad que quisieran hacerlo.

EL CUARTO Y ULTIMO DIA

EL CUARTO Y ULTIMO DIA, Sábado Santo la quema de JUDAS. La celebración continuaba de la misma manera que el Viernes Santo pero ahora por la noche los judíos torean a barrabás por las calles del pueblo, llevando a Judas por delante y muchas gente voluntaria participaba cargando en la mano un ocote encendido para alumbrar al Judas a los judíos y al barrabás hasta llevarlos a la Plaza Principal sin dejar de pitar el cuerno y los silbatos de carrizo. Ya estando aquí antes de quemar a Judas se lanzaban bolas de lumbre recuerden que para entonces no había luz eléctrica y era un espectáculo ver serpentear por el aire las bolas de fuego en varias direcciones, a veces la gente se llegaba a quemar ya que las agarraban con la mano desnuda y las aventaban sin ton ni son o sea sin ninguna dirección cayeran donde cayeran y esto era siempre un peligro constante. Ya terminado el juego de las bolas de lumbre y todavía con los ocotes encendidos en la Plaza Principal, El Judas dejaba un TESTAMENTO a las personas más populares del pueblo y este era leído ante público para que conocieran su herencia que les había dejado antes de ser quemado a las 10 de la noche, con este acto se daba por terminada la Judea de Semana Santa.

© Autor: Ing. Romarico González Jiménez
"Dedico esta Documental a mis hijos IVAN, ANITA Y CLAUDIA"

"SEMANA SANTA EN HUEJUQUILLA"

"Una breve crónica de la "Judea en Huejuquilla"

Samana Santa
Samana Santa

Huejuquilla físicamente es el municipio más lejano respecto a la capital del estado, aun así, llevamos dentro el sentimiento de pertenencia, por lo que nos enorgullecemos de formar parte de Jalisco. Desde tiempos de la colonia y anteriores ya teníamos ese arraigo en estas tierras, las cuales estuvieron habitadas por zacatecos, huicholes y en menor medida por coras.

Tras el control y la cristianización de la zona, los frailes se vieron en la necesidad de echar mano de todas las "argucias" posibles para lograr que los indios de la zona aceptaran sin miramientos una nueva forma de vida, entre las cuales se incluían las de idolatría. Todo lo anterior no solamente se dio por las vías de las armas sino que se conquisto también por la vía espiritual.

Una de las prácticas más comunes que les permitió el adoctrinamiento de los pueblos fue sin lugar a dudas "el teatro". Con él lograron lo que jamás imaginaron, convencer a los pueblos indios del bautismo y sobre todo la conversión a una religión extraña para ellos.

A pesar de todos los sucesos históricos que se presentaron en la zona, para el año de 1587 ya se mostraba lo que parece ser el antecedente de la tradición de "los borrados" y, desde luego que algunos años después estos eventos quedarían registrados en la historia puesto que en el año de 1745, Jácome Doye, un misionero de Santa Teresa, relata qué "hacia un año se celebro por primera vez la Semana Santa en ese lugar y en el mes de septiembre la fiesta de San Miguel".

Huejuquilla aun conserva algunas fiestas surgidas en la época de la colonia que tras el espíritu de conquista de los españoles se quedaron para siempre en estos lugares recónditos de la sierra madre occidental.

La Judea es la fiesta más representativa del municipio de Huejuquilla ya que no solamente se realiza en la cabecera municipal sino que también se lleva a cabo en tenzompa; cada una con sus propias características y su muy particular manera de celebrarse.

Esta fiesta se realiza durante los días mayores de semana santa, dando comienzo el miércoles y terminando el sábado por la noche con la quema de judas. Durante cuatro días los judíos, cueros de cochinos, barrabases y toreadores realizaran su mayor esfuerzo al brindar a su máxima expresión el papel que les ha tocado jugar.

Esta festividad se ve enmarcada dentro del paganismo ya que durante estos días se dará rienda suelta a todo aquello que por su convicción religiosa se dejo de hacer en todo el año.

El pueblo espera con ansia el sonido característico del cuerno que desde días atrás se ha venido afinando, esa es la señal de que los judíos tendrán participación un año más, por lo que antes del amanecer se escuchará desde el cerro del barrabas, de forma tan singular que, a manera de lamento nos recuerda la muerte de Jesucristo.

Samana Santa
Samana Santa
Samana Santa

Los judíos adornados con una cartulina amarrada en la cabeza, y en la cual se muestra un dibujo de la lotería mexicana, asumen su papel de control del pueblo ya que ellos son quienes deberán mantener el orden durante todos los días de fiesta. Estos personajes recorrerán el pueblos borrados de su rostro en donde a través de coloridas pinturas se perderán en el anonimato ante sus propios familiares.

Estos pelotones de judíos se hacen acompañar de un cuero de cochino, singular personaje ataviado de una máscara y chirrión quien se encarga de controlar los judíos en el correr por el pueblo. La máscara que es la representación de un puerco o cochino tiene la característica de contar con unos cuernos de venado, personaje alusivo al pueblo huichol.

Otro personaje propio de la Judea es el barrabas, quien borra su cuerpo utilizando pinturas coloridas de tierra, se muestra en el momento en que es liberado de la cárcel a petición del pueblo. Además del cuerpo borrado, es característico de él, un mechero en la cabeza hecha a base de papel de china de colores con incrustamiento de crines de caballo.

El toreador, personaje de reciente creación, es el común del pueblo quien viste con un pantalón y chamarra de mezclilla, además de portar un sombrero típico del hecho de soyate y un palo hecho de mezquite el cual se utiliza para esquivar los chirrionasos lanzados por el cuero de cochino o barrabas.

La quema de judas es la actividad de cierre de la Judea. Con gran algarabía y acompañados de música de viento se recorren las calles del lugar paseando un mono de cartón acompañado de pólvora caracterizando un personaje propio del pueblo o del país. Este personaje se quema en la plaza en donde la mayoría espera con ansia el momento en que la pólvora lo desaparezca para siempre.

La celebración del viacrucis en Huejuquilla se remonta algunas décadas atrás, ésta se realiza a la par de la Judea, en ella se incrustan algunos personajes propios de la misma, lo que le da un toque especial debido al gran colorido de cada uno de los participantes.

Samana Santa
Samana Santa
© Autor el LIC. Y Maestro. Genaro González Escalante.

As click a la imagen y te llevara a ver otro video de la Judea de Huejuquilla.

[centro de Huejuquilla]

As click a la imagen y te llevara a ver un video de Atotonilco de Huejuquilla.

[sandiegito]


Si tienes un aviso importante sobre Huejuquilla el alto, Jalisco, favor de enviarlo a nuestro correo electrónico, para ponerlo en la pagina.

[Pacific Tires Fontana] [Casa En Venta] [El Ranchito Meat Market] [Don Santos Taxi] [Tito's Tacos] [El Tamborazo Restaurant] [Herreria Madera] [Arquitectura y Obras] [Voz del Norte] [sabor Latino] [Tequila Barrabas] [Caballos En Venta] [XEQS Radio Fresnillo] [Tequila del Bueno] [Pacific Tires Chino] [Tamalitos Don sabino] Eres de Huejuquilla?
Tienes negocio propio?
Puedes anunciar tu negocio en Myhuejuquilla.com